Aliados con el medio ambiente

El respeto y cuidado al medio ambiente van unidos en Grufesa a la producción de frutos rojos. Los términos que definen las siglas I+D+i (Investigación, Desarrollo e Innovación) no son conceptos vacíos para nosotros sino que están repletos de programas y técnicas de producción sostenible que permiten a la compañía sumar valor añadido a su fruta.

Uno de estos proyectos es Food Chain Partnership, un programa puesto en marcha en Grufesa en el año 2010 de forma pionera en el sector y orquestado por Bayer CropScience, que nos ha permitido consagrarnos como la primera empresa que logra dicha certificación a nivel mundial, adicional a la de la normativa GLOBAL G.A.P.

Con este programa hemos cambiado nuestra mentalidad y forma de producir , lo que nos ha permitido conseguir unas producciones competitivas que cumplen con los requisitos de los mercados de destino en cuanto a sostenibilidad y seguridad para el consumidor y garantizan una fresa única, cargada de sabor, salud y respetuosa con la naturaleza.

Por otro lado, en Grufesa mimamos la salud y el buen estado de nuestras plantas de fresa aportando la cantidad exacta de agua y nutrientes que necesita en cada momento. La tecnología IG4 de monitorización de cultivos nos permite ser respetuosos con el entorno y ver crecer una fresa natural y sana desde el vivero. Una nueva forma de producir más sostenible que Grufesa implantó hace ya varios años de forma pionera en el sector, y que en la última campaña permitió a sus socios ahorrar hasta otro 20 % de agua de riego, adicional al ahorro del 30% que ya lograron en el ejercicio precedente.

Grufesa está situada en un enclave único: el entorno natural de Doñana, que se ha consolidado como el mejor espacio para el desarrollo de la fresa española y europea, convirtiendo a la provincia de Huelva en la segunda zona productora del mundo, tan sólo superada por California.

Su cercanía a Doñana aporta valor añadido a sus variedades de fresa, situándolas en el territorio de la diferenciación, la competencia por la calidad, la seguridad y la vinculación con la protección del medio natural.

Consciente de su cercanía al Parque Nacional de Doñana, los controles de producción de Grufesa garantizan en todo momento el cumplimiento de los Límites Máximos de Residuos (LMR) establecidos, así como la conservación de la fauna y la flora del entorno. Para ello, cuenta con técnicos y asesores propios, efectuando continuamente análisis de la fruta y de la recogida de plásticos y residuos que generan el propio cultivo y el almacén. Posteriormente, estos materiales son reciclados por empresas especializadas. El objetivo de Grufesa es garantizar que todos los residuos generados sean tratados y reciclados al 100%.

Para Grufesa, estar ubicada en el entorno de Doñana supone contar con un gran aliado que otorga valor añadido a su fruta, que crece junto a un espacio natural de características únicas.